sábado, 5 de marzo de 2011

Arce.

Y miras hacia atrás y esperas verla… pero ella no está ahí y piensas ¿Por qué?

Aunque ya sabes el porqué, pero lo preguntas porque deseas que la respuesta haya cambiado, deseas que todo sea como antes, como cuando eras pequeño y sentías a esa persona junto a ti. Era una de las más importantes en tu vida. Pero sabes que esa persona no volverá y que te tocará recorrer el camino solo, sin nadie que te respalde. Sobretodo sabes que lo que te hace estar tan rabioso es no sentir a esa persona a tu lado, que necesites un abrazo y que no te lo pueda dar, pues sus abrazos no son como los de los demás, tenían algo especial que te hacia estar seguro, aunque fuese por dos segundos, te sentías la persona más segura del mundo y te sentías capaz de todo.

Pasan los años y te das cuenta de que no puedes estar esperando a esa persona, no puedes seguir mirando atrás, pues en el fondo sabes que no volverá, y decides vivir tu vida y dejar esos recuerdos en el pasado. Sabes que jamás esa persona  te recibirá con alegría y que nunca estará a tu lado dándote esos abrazos que tanto te gustaban. Es triste pero tienes que ser fuerte, ella ha cambiado y tu también, no puedes hacer nada, cada uno elige su camino, solo esperas un gesto, una llamada o una simple palabra que te haga sentir bien y pensar que quizás algún día, quizás...